Alimentación
Bricolaje Economía doméstica Educación Medio Ambiente Motor N.Tecnologías Salud Seguridad alimen. Solidaridad Viajes  Vivienda 
CONSUMER EROSKI
versión accesible    

Aprender a aprender Escuelas del Consumidor Online

Portada > Escuelas del consumidor > Aprender a aprender
¿Cómo eres? Tengo mis métodos y no necesito más

¿Te las arreglas bien sin demasiada ayuda? ¿Sabes salir airoso de todos los retos nuevos que se te presentan? ¿Eres, por ejemplo, de los que no necesitan ningún tipo de instrucción para empezar a manejar el DVD? ¡Enhorabuena! No todos pueden decir lo mismo.

Sin embargo, te invitamos a que revises tu relación con el aprendizaje. Es posible que estés perdiendo algunas oportunidades.

¿POR QUÉ NO INTENTARLO?
Nuestros motivos para no profundizar en el aprendizaje se basan a menudo en prejuicios, algunos tan arraigados que nos resultan invisibles, y por lo tanto, difíciles de rectificar.

Analiza las tuyos. Tal vez tus razones no son tan poderosas como creías.

  

  • No necesito aprender

    Es normal opinar así. Al fin y al cabo, cada día resuelves los problemas cotidianos que se presentan ¿no es cierto? La mayoría de nosotros no es consciente de que haciendo las cosas de otra manera ganaría tiempo y eficacia. Ni tampoco de las habilidades de las que carecemos y que podrían hacernos la vida más fácil.

    Por ejemplo:

      ¿Sabías que el 85% de la población toma automáticamente una explicación clara por cierta? Ahora, ¿crees que no hay nada que puedas aprender para exponer mejor tus argumentos a otros?

      ¿Eres consciente de que saber primeros auxilios puede ayudarte a salvar a un ser querido en caso de emergencia, si la ambulancia no puede llegar a tiempo?

    Una actitud positiva y abierta te permitirá averiguar qué es lo que desconoces. Ése es el primer paso para aprender.

  • Me cuesta reconocer mi ignorancia

    Muchas personas temen decir “yo no sé usar el correo electrónico” o “no sé cómo hablar con mis hijos”, por lo que los demás puedan opinar.

    A nadie le gusta reconocer su desconocimiento, pero pensar así constituye un gran obstáculo para aprender.

    Recuerda que es imposible saberlo todo. Aceptarlo te abrirá las puertas a nuevos aprendizajes, de una forma más relajada.

  • El esfuerzo no merece la pena

    A menudo, aprender da pereza. Supone esfuerzo y tiempo de dedicación. Por eso, es lógico preguntarse si obtendremos a cambio una utilidad práctica e inmediata. La respuesta es sí.

    Según estudios recientes, la mayor parte de los empresarios consideran que el mayor activo de su empresa es la capacidad de aprendizaje de sus empleados. Si desarrollas esta habilidad, tendrás un mejor futuro laboral.

    La capacidad de aprender es vital también al relacionarnos con nuestros familiares y amigos, con nuestra salud, al disfrutar de nuestras aficiones... En definitiva, afecta a todas las áreas de nuestra vida, y dominarla puede mejorar nuestra experiencia vital en conjunto.

  • A mi manera me apaño mejor

    Siempre has utilizado los mismos métodos ¿por qué no van a seguir funcionando?

    Es inteligente no cambiar una estrategia que funciona, pero recuerda que muchas veces lo que antes era válido puede quedarse obsoleto.

    Date la oportunidad de adquirir una nueva visión de las cosas cada día, de ver el mundo desde otra óptica, de desaprender lo aprendido y asimilar lo novedoso.

    Ejemplo:

      Algunas de las innovaciones en seguridad de los automóviles nos exigen cambiar nuestra forma de conducción. Por ejemplo, el ABS no mejorará nuestra seguridad si, en caso de emergencia, frenamos progresivamente como solíamos hacer antes para evitar el bloqueo de las ruedas. El ABS permite una frenada mucho más eficaz, siempre que pisemos a fondo el pedal. Es cuestión de adaptarse.

  • Ya no tengo edad

    Puede que pienses que la juventud es el momento de aprender y tú ya la dejaste atrás. No te confundas: mientras tengas vivo el deseo de aprender, siempre es buen momento .

    Es más, con la edad nos hacemos más conscientes de lo que necesitamos aprender. Tu experiencia vital y laboral te ayudará a escoger cuándo y dónde aprender y sabrás como aplicar tus conocimientos. Aprovecha la ocasión.

    ¿Ya has entrado en la tercera edad? Perfecto. Seguramente dispones de tiempo para aprender lo que tuviste que aparcar durante tu época activa. Por si fuera poco, mantenerse activo intelectualmente es la mejor prevención contra la demencia senil. Mantén en forma tus neuronas.

  • No tengo tiempo

    Eres una persona ocupada. El día no te da para ir varias horas “a clase”. No obstante, ten en cuenta que:

    • Aprender no requiere necesariamente ir a la facultad o al instituto de idiomas. Se puede aprender fuera de las aulas.
    • En la vida cotidiana hay muchas oportunidades de aprender “sobre la marcha”. No siempre es necesario reservarse un tiempo específico para ello.

APRENDE A APRENDER
¿Has nacido sabiendo? Por supuesto que no. Es cierto que hay cosas que has ido aprendiendo casi sin darte cuenta, pero a medida que la vida y las situaciones se complican, vas necesitando habilidades más avanzadas.

¿Te cuesta hablar en público? ¿No entiendes la nueva normativa de tráfico? ¿Te cuesta llevar la contabilidad de casa? Es probable que cuando te enfrentas a estos retos utilices tus métodos de siempre de forma inconsciente.

El objetivo de esta Escuela es ayudarte a aprender a aprender. Es decir, a adquirir de forma consciente y organizada nuevas estrategias de aprendizaje, o mejorar las que usas habitualmente.

Conócete a ti mismo

La clave está en tomar conciencia de lo que piensas, sientes y haces mientras aprendes, para luego evaluarlo. Debes ser observador y participante activo a la vez. ¿A qué debes prestar atención?

  • Tu actitud y tus expectativas: Tienen una importancia vital a la hora de lograr tu objetivo final
  • Los métodos que utilizas: Las técnicas para aprender y resolver tareas podrán serte útiles en diferentes situaciones.

TAREAS PARA APRENDER
Te proponemos una serie de tareas de la vida cotidiana que te servirán como ejercicio para observar tu comportamiento durante el aprendizaje, al tiempo que adquieres habilidades prácticas.

Imagina cómo resolverías tú cada tarea, reflexiona sobre las estrategias y técnicas que se te proponen, y comprueba cómo podrás aplicar las nuevas habilidades en otros ámbitos.

Una vez terminadas las tareas anteriores, puedes volver a la portada y entrar a cualquiera del resto que incorpora la escuela.

Enviar a otra persona Imprimir
Tamaño del textoaaa
BUSCADOR
RECIBE LOS BOLETINES
Alta | Baja | Más opciones
Tareas
 Entrevista de trabajo
 Reclamación por escrito
 Carné de conducir por puntos
 Cuidar la ropa
 Lista de la compra
 Buscar información en Internet
 Hablar en público
 Preparar tu mente para un examen
 Examen escrito
 Entender un prospecto médico
 Dirigir una comunidad de vecinos
 Conversación con tu hijo/a
 Correo electrónico
 Reciclar en casa
Tareas
 Prevenir el sida
 Preparar una receta de cocina
 Jugar a un videojuego
 Usar la lavadora
Técnicas de aprendizaje
¿Cómo eres?
 Tengo mis métodos y no necesito más
 Me basta con aprobar
 ¿Cuándo empezamos?
 Quiero enseñar
ESCUELAS DEL CONSUMIDOR
Ver todo sobre:
Educación
Fundación EROSKI Accede a nuestra versión accesible y RSS ¿Quieres saber quiénes somos? | Mapa web | Escríbenos
En CONSUMER EROSKI nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. ©Fundación Eroski