¿Cómo eres? Me basta con aprobar

¿MERECE LA PENA?
Se acercan los exámenes y aprobar es tu principal objetivo. No te descubrimos nada si te decimos que esto te supone mucho esfuerzo y horas de estudio.

¿Has pensado alguna vez si inviertes bien ese tiempo?

Memorizas miles de datos, fórmulas, fechas, procesos... y justo después de salir del examen ya has olvidado una gran parte de ellas.

Estudiar retener y memorizar es importante para aprobar los exámenes, pero todo ese tiempo también lo podrías invertir en comprender, reflexionar, valorar lo que te enseñan, para así, aprender.

APROVECHA LA OCASIÓN
Existen muchos estudiantes inteligentes y trabajadores que aprueban los exámenes y pruebas, pero sienten que no sacan todo el partido posible a su capacidad.

¿Te ocurre lo mismo? Tienes motivación, pero puede que tu forma de aprender no sea la más adecuada.

Examina tus métodos. Tal vez descubras que no son tan buenos como creías.

Es normal que pienses eso. Muchas veces has estudiado de memoria y te ha ido bien, has aprobado, e incluso has sacado buena nota.

Pero, ¿crees que este método se puede aplicar a todo? Memorizar es retener datos sin comprenderlos.

Si aprendes siempre de memoria y repites por sistema lo que dice el libro o el profesor, no serás capaz de explicar e interpretar lo que sabes con tus propias palabras.

Bastante esfuerzo supone estudiar un montón de temas de diferentes materias, ¿por qué ponerse a buscar información fuera del libro?

Tienes razón, pero recuerda, estar excesivamente “atado” al libro de texto no te permitirá tomar tus propias decisiones. Qué aprender, cómo o donde hacerlo también depende de ti.

Es normal que actúes así. De hecho muchos estudiantes se enfrentan al aprendizaje de esta forma por una sencilla razón: nadie te ha enseñado a juzgar lo que pone en los libros.

Debes aprender con sentido crítico juzgando lo que lees o escuchas y tratando de llegar a ideas o conclusiones personales.

Esta actitud te permitirá desarrollar tu curiosidad intelectual, tu afán por saber más.

APRENDE A APRENDER
¿Te cuesta hacer exámenes? ¿No sabes cómo encontrar información útil? ¿Te bloqueas en las pruebas? Es probable que cuando te enfrentes a esta tareas utilices los métodos de siempre de forma inconsciente y no hayas aprendido a aprender.

Empieza por...

Tomar conciencia de lo que piensas, sientes y haces mientras aprendes, para luego evaluarlo. Así, realizar determinadas tareas te resultará mucho más sencillo. Debes ser observador y participante activo de tu proceso de aprendizaje.

Ante cualquier situación de aprendizaje debes aprender de:

TAREAS PARA APRENDER
¿Para qué sirven?

Aprender a realizar determinadas tareas te permitirá observar tu comportamiento ante el aprendizaje.

Reflexiona sobre las estrategias y técnicas que se utilizan en cada caso, piensa en cómo lo resolverías tú y comprueba cómo podrás utilizar ese conocimiento en otros ámbitos.

  • Buscar información en Internet
  • Hacer una presentación oral
  • Preparar mi mente para un examen
  • Un examen por escrito
  • aprender a aprender
    aprender a aprender © Fundación Eroski En CONSUMER EROSKI nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal.
    aprender a aprender
      cerrar