¿Cómo eres? Hablar en público

. Debes saber que...

¿Tienes que presentar un trabajo o los resultados de una investigación? ¿Te examinas ante un profesor o tribunal?

El fruto de muchas horas de trabajo pueden irse al traste si no haces una presentación convincente, ordenada, ilustrada y amena. Pero no te preocupes, es más sencillo de lo que parece.

Relájate, sé tú mismo, sigue los pasos que te proponemos y al final del trayecto verás como tu éxito en la presentación estará asegurado.

Debes saber que...
¿Tienes claro tu objetivo?
Puede que te parezca una simpleza, pero no lo es. ¿Nunca has asistido a una conferencia en la que, por más datos y argumentos que se hayan presentado, nadie se ha enterado de los propósitos del conferenciante? No hagas tú lo mismo.

No se trata sólo de "pasar la prueba" o de "demostrar lo que sé". Piensa en los que te escuchan. Se trata de que obtengan una información interesante, y hacerlo de forma amena.

Cuando tengas claro tu objetivo, ponlo por escrito.

Diseña la ruta de la presentación
Tener la presentación bien estructurada te permitirá avanzar con soltura y seguridad en tu discurso. Aportará pulcritud a tu presentación y te evitará tener que hacer maniobras que sólo provocan desorientación a los que te escuchan.

Te proponemos una estructura muy sencilla, válida para todo tipo de presentaciones:

Introducción El principio es crucial para captar la atención de tu audiencia. No confíes en tu capacidad de improvisación, ni en tu suerte. Redacta íntegramente tu introducción antes de presentarla. Preséntate, señala cuál es tu objetivo, comenta cuánto va a durar la presentación y explica brevemente la estructura que vas a seguir.
Posición Es el momento de conectar con tu audiencia. Un buen método para conseguirlo es describir el momento actual en relación con el propósito de la presentación. Si los oyentes reciben informaciones sobre el pasado y el presente del tema, es más fácil que se sitúen.
Desarrollo Sigue el esquema con el que has desarrollado en tu trabajo, pero no caigas en la tentación de memorizarlo o leerlo.
Justifica tus afirmaciones y añade ejemplos, esquemas o contenido gráfico a tu presentación. Así resultarás más convincente
El sumario Plantea las conclusiones de tu investigación. Asegúrate de que el público recibe la idea principal que has deseado transmitir en la presentación

Convence con la palabra
Has terminado la exposición, tu discurso ha sido argumentado y bien ilustrado. La audiencia ha escuchado con interés y llegan las preguntas.
De pronto, todo se viene abajo. Las preguntas son críticas veladas, exigen precisiones que creías innecesarias...

¿Qué ha pasado? Es sencillo, tu discurso no ha sido convincente porque has olvidado tener respuesta para las objeciones.

Evita el riesgo de quedar desprevenido. Prepárate para las preguntas difíciles metiéndote en la piel de tu audiencia. Debes ejercer de abogado del diablo:

aprender a aprender
aprender a aprender © Fundación Eroski En CONSUMER EROSKI nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal.
aprender a aprender
  cerrar